martes, 1 de diciembre de 2009

La escuela pública se moviliza contra la parálisis de la política educativa

La Plataforma per l'Ensenyament Públic denunció ayer en conferencia de prensa la "parálisis" en que está sumida la Consejería de Educación, que dirige Alejandro Font de Mora. Representantes de los sindicatos CC OO, STEPV y UGT, la Confederación de Asociaciones de Padres Gonzalo Anaya, las asociaciones de alumnos y miembros de la permanente de directores criticaron la ausencia total de negociación por parte del equipo de Font de Mora. "Lejos de atender las reivindicaciones de mínimos" que la plataforma exige en materia de política educativa, el consejero ha iniciado el nuevo curso "sin negociar ninguno de los puntos planteados" y llevando a cabo iniciativas "sin contar con la participación ni de padres, ni de profesores, ni de alumnos".
Ante esta situación, la plataforma instó ayer a "sacar brillo" a las pancartas del curso anterior y salir a la calle el próximo martes 1 de diciembre. "Pedimos que vuelva a negociar con nosotros unos mínimos", sentenció Gemma Piqué, la portavoz de la plataforma.

Todos los agentes sociales de la escuela pública integrados en esta plataforma -que nació hace un año contra la orden que obligaba a traducir al inglés las clases de Educación para la Ciudadanía- denuncian que "desgraciadamente, salvo el tema de la EpC, el resto de reivindicaciones para mejorar la escuela pública siguen igual". "La gente estaba a la espera de que el Gobierno valenciano pactara [en febrero]", puntualizó Piqué, "y no podemos dejar pasar 2009 sin salir a la calle".El máximo órgano de consulta, el Consejo Escolar Valenciano, (CEV) "está prácticamente paralizado desde hace dos años", cuando la consejería ignoró las más de 100 alegaciones presentadas contra el decreto de Admisión de Alumnos. Los cambios que pretendían incluir tanto los sindicatos de la enseñanza pública como los ayuntamientos, e incluso un sector de las patronales de la enseñanza privada, buscaban hacer más equilibrado el reparto de los inmigrantes escolarizados para evitar la creación de bolsas de fracaso escolar y los temidos guetos.



El CEV también pidió que se constituyera un Observatorio permanente del fracaso escolar, dado que la Comunidad Valenciana lidera la clasificación nacional con un 44,7% de alumnos de 15 años que no estudian en el curso que les toca (índice de idoneidad) y un 39,7% de jóvenes que a los 16 años no tiene el título de graduado escolar de Secundaria, según los últimos datos de 2006 tabulados por el Ministerio de Educación. Mientras que la media nacional está en el 30,8% de fracaso.

Según el estudio presentado el martes en Alicante por la Plataforma per l'Ensenyament Públic, los 220 programas PROA de apoyo y refuerzo a los estudiantes (cofinanciados por el ministerio) sólo se han implantado en 65 colegios de Primaria, lo que supone el 6,7% de los 882 centros públicos que hay. En Secundaria, la Comunidad Valenciana también está a la cola en cofinanciar estos planes y sólo un tercio de los 412 institutos públicos cuenta con un PROA.

"Estos programas son claramente insuficientes a la vista de los resultados y de la falta de generalización de los planes de refuerzo, de acogida, de diversificación y otras medidas que palien el absentismo y el fracaso escolar de forma eficaz", reza parte del informe de la plataforma sobre el estado de la educación en la Comunidad Valenciana.

"Vamos hacia la tercera reedición del plan Exit [experimental de la consejería para combatir el fracaso] sin haber podido evaluar los resultados del anterior en ningún ámbito". Desde la plataforma "se ha podido comprobar que la primera y segunda edición fueron un anuncio vacío de contenido y sin ningún resultado medible".

Esta realidad enlaza con el retraso de la implantación del plan estatal Escuela 2.0, que debía haber comenzado por la digitalización de todas las aulas de 5º de Primaria. "Frente al imparable despliegue de la sociedad del conocimiento, estamos a la cola de dotaciones, equipos informáticos y nuevas tecnologías en el aula". Mientras en Extremadura hay 1,9 ordenadores por alumno, en Andalucía 4,9 o en Galicia 6,2 en la Comunidad Valenciana la media, según los datos del ministerio, es de un ordenador por cada 7,3 alumnos.

Con todo, es el apartado sobre la educación infantil de 0 a 3 años el que hace patente que "el Consell, además de incumplir su propio compromiso de incrementar progresivamente la oferta de plazas públicas, deja perder inexplicablemente más de 11 millones anuales que el Estado había presupuestado para este fin en el País Valenciano", concluye el estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario