martes, 19 de enero de 2010

La reforma de la ESO y bachillerato del PP

El Partido Popular dio ayer a conocer sus exigencias para suscribir el pacto político y social por la educación y que sustituiría al Graduado Escolar modificado por la LOGSE que lo transformó en Graduado en ESO. La propuesta incluye medidas como la desaparición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en primaria y que en las comunidades bilingües "se respete el derecho de los alumnos a ser escolarizados en la lengua oficial que empleen de forma habitual".
El Partido Popular propone que el bachillerato tenga tres años de duración (uno más que ahora) y que no se pueda promocionar de curso con más de dos suspensos (en algunas comunidades ahora es posible incluso con cuatro).

PRESENTACIÓN EN TOLEDO
Las exigencias, contenidas en un documento de una veintena de páginas, y su presentación en un acto público, constituyen una dificultad añadida para su aceptación por parte de los socialistas
El PP pretende, además, "asegurar una formación común a los escolares en la enseñanza básica". Esa voluntad uniformizadora se aseguraría a través de un currículo básico idéntico, que se vería reflejado en los libros de texto de las diferentes materias en todas las comunidades autónomas.
El trato uniforme, que ignora las competencias que posee cada comunidad en materia educativa, se traslada a la realización de las pruebas de evaluación externa al final de la primaria y la secundaria. El PP propone que sea el Estado quien las lleve a cabo, "en colaboración con las administraciones educativas", y las armonice "a escala nacional", para evitar "duplicación, solapamientos y equivocidades".

Tras referirse a las evaluaciones de resultados, las propuestas populares para "un pacto por la reforma y la mejora de la educación en España" prevén que "los centros educativos sostenidos con fondos públicos expresión que incluye a los concertados que obtengan reiteradamente resultados medios no satisfactorios, en términos de valor añadido, sean objeto de una intervención especial por parte de su administración educativa", sin detallar en qué consistirá.

Entre las reformas figura la de modificar la estructura de la educación secundaria obligatoria (ESO), acortándola en un año, que pasa a denominarse educación secundaria general, de tres años de duración, y que se cursaría entre los 12 y los 15 años. Aun así, se mantiene "el carácter obligatorio y gratuito de las enseñanzas hasta los 16 años".

FORMACIÓN PRÁCTICA
A los 15 años, según la hipótesis formulada, los alumnos darían el salto a la educación secundaria superior, que se prolongaría durante tres años (hasta los 18 años) y en la que podrían decantarse por el bachillerato o la formación profesional.
Concluida la enseñanza secundaria general, quienes no quisieran seguir estudiando accederían a los 15 años a los programas de cualificación profesional, que conducirían al título de graduado en educación secundaria que ahora se alcanza al concluir al ESO. Las autonomías gobernadas por el Partido Popular han hecho suyo el documento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada