lunes, 15 de febrero de 2010

A menos formación, más paro

El binomio fracaso escolar y baja formación de adultos es una combinación fatal. Una ecuación de la que resulta una alta tasa de trabajadores desempleados sin cualificación y, por tanto, una economía con mayor dificultad para salir del atolladero. Esas tres variables confluyen en la Comunidad Valenciana con mayor hincapié que en otras autonomías. En los últimos cinco años el 60,8% de jóvenes de 16 a 30 años que se han incorporado al mercado laboral abandonó sus estudios en la etapa de Primaria. Es decir, que del millón de jóvenes de esa franja de edad censados en 2009, un total de 618.256 no tienen siquiera el Graduado de Secundaria que exige la Unión Europea para trabajar.

Las acciones de formación crecieron 6 puntos en España y 3,7 en Valencia

En 5 años, 620.000 jóvenes entraron al mercado laboral sin estudios

Estos datos -contenidos del último Observatorio de inserción laboral de los jóvenes. Bancaja. IVIE. 2009- tampoco son alentadores para la Comunidad Valenciana en lo que respecta al seguimiento de programas de formación no reglada. Sólo el 9,2% de personas ocupadas de entre 25 y 64 años sigue algún tipo de curso. Y entre los parados de la misma franja de edad, sólo lo hace el 9,9%.

Los objetivos de la Unión Europea, relanzados en 2005 en la Agenda de Lisboa, se plantearon aumentar la formación de adultos hasta el 12,5% precisamente en 2010. La Comunidad Valenciana está aún a 2,5 puntos de los objetivos.

La explicación hay que buscarla en lo ocurrido entre 1996 y 2006. Una década en la que España experimentó un fuerte crecimiento de la participación de la población adulta de 25 a 64 años, en actividades de formación permanente. Pero que, en la Comunidad Valenciana -aunque está dentro de la media nacional, porque aplica una ley de Formación Permanente de Adultos (FPA) desde 1995- tuvo el ritmo de crecimiento "más lento", con diferencia, de toda España. Mientras las acciones de formación de adultos en España crecieron a un ritmo de seis puntos por año entre 2001 y 2006, la Comunidad Valenciana fue la última de la cola de todo el Estado, con un pírrico 3,7% anual. Los datos pertenecen al último informe de Indicadores del Sistema de Educación del Instituto de Evaluación, actualizado en junio de 2009, con cálculos de la Oficina Estadística del Ministerio de Educación y de la Encuesta de Población Activa del INE.

En paralelo, en el 2000, la Comunidad Valenciana que estaba por encima de la media nacional en el combate contra el fracaso escolar, se estancó también y retrocedió seis puestos. En 2006, las cifras de fracaso escolar se dispararon hasta el 39%, sólo por detrás de Baleares y Ceuta. Aunque ahora se ha corregido un punto porcentual.

Este retroceso del nivel de estudios de la población en edad de trabajar y el "lento" ritmo de incorporación de los adultos al sistema de formación empeoran más las expectativas de recuperación del mercado laboral valenciano.

El último cuatrimestre de 2009, la tasa activa de población de 16 a 64 años desocupada alcanzó a los 576.000 parados. Es decir, al 22,64% de la población valenciana en edad de trabajar.

En diciembre, los sindicatos, CC OO, STEPV y UGT denunciaron el recorte de 1,2 millones del presupuesto de Educación para los centros de FPA en 2010. Esto afecta a los centros de formación a los que acuden tanto ocupados como parados con estudios primarios, en busca del Graduado Escolar de Secundaria, o bien para reincorporarse al sistema reglado a través de las vías de Formación Profesional.

Un mes después, en enero, los sindicatos pidieron a Educación que incluya en el calendario de negociaciones un capítulo a fondo para la FPA, ante el recorte financiero y el cierre de algunos centros municipales por falta de fondos para mantenerlos. CC OO exigió que se convocara el Consejo General de la FPA, que "lleva mucho tiempo sin reunirse", debido a que las solicitudes se han disparado y hay listas de espera. No ha habido respuesta oficial.

"Los desempleados con más capital humano tienen una mayor probabilidad de pasar al autoempleo", subraya Lorenzo Serrano en el informe número 100 de Capital Humano de mayo de 2009. El investigador destaca que "un mayor nivel educativo significa un incremento del salario" y que "la probabilidad de encontrar un trabajo sin estudios es de -12,1 puntos, mientras que con un título de ESO sube a +6,6 puntos y a +9,8 puntos con Bachillerato".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada