lunes, 18 de julio de 2011

El futuro: Emprendedores y Formación Profesional

Actitud emprendedora y FP dual, clave del empleo juvenil



La gira catalana de los Príncipes de Asturias y de Girona ha tenido un marcado carácter económico y ha vuelto a poner de manifiesto el compromiso del heredero de la Corona con la juventud. Tras señalar que la fabricación del Audi Q3 en la planta de Seat en Martorell es el modelo a seguir para crear empleo en España, y alabar que ha sido fruto de la colaboración y el esfuerzo colectivo de todos los agentes y administraciones en pos del bien, don Felipe apeló en la conmemoración de las bodas de plata de la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Cataluña (AIJEC) al espíritu emprendedor y a la formación profesional para combatir el desempleo juvenil.


Don Felipe ha entregado el Premio al Joven Empresario del Año a Héctor Ruiz, que con 26 años de edad fundó en 2007 la empresa Digital-Text y da empleo a 140 personas en plena crisis económica. Previamente, el galardonado había trabajado para la NASA y como docente de Genética en la Universidad de Barcelona. Como profesor, se dio cuenta de que el material digital podía ayudar a enriquecer las clases. Se puso manos a la obra de elaborar contenidos digitales docentes y, ahora, sus libros de texto digitales están presentes en más de un millar de centros de ESO de toda España.


En momentos difíciles como los actuales, cuando especialmente los jóvenes afrontan con gran incertidumbre su futuro, el apoyo de los Príncipes a los 25 años de AIJEC realza cómo la creación de empresas es una alternativa posible para el desarrollo personal y profesional de la juventud. Los 600 miembros de esta asociación son un ejemplo tangible del camino a seguir.


Pero la emprendeduría no debe proponerse el único objetivo de crear empresas. A juicio del presidente de la comisión de Formación de la patronal Fomento del Trabajo, Manuel Rosillo, que acaba de revalidar un cuarto mandato como presidente de la Asociación Empresarial de L’Hospitalet y Baix Llobregat, el espíritu emprendedor no es más que fomentar la creatividad y la innovación y debe formar parte de una cultura, de una animosidad, que nos acompañe en todas las facetas de la vida.


Introducir esos conceptos desde la enseñanza primaria es fundamental, a juicio del experto. Pero más importante es ahora prestigiar la formación profesional y lograr que las administraciones, patronales y sindicatos diseñen un contrato de trabajo de prácticas de formación que emule el modelo dual alemán de aprendizaje en la escuela y en las empresas. Además de afianzar la permanencia en el sistema del estudiante-aprendiz a cambio de un motivador sueldo, aunque sea modesto, lograremos mejorar la competitividad de nuestras empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario